logo

Pensar el espacio virtual con los sentidos

 “Es posible dar al espacio límites físicos, pero por su naturaleza, el espacio es ilimitado e intangible. El espacio se disuelve en la oscuridad y se evapora en la infinitud”
Sigfried Giedion[note]Sigfried Giedion (1888-1968) fue un historiador y crítico suizo de arquitectura. Sus ideas y sus libros “Space, Time and Architecture” y “Mechanization Takes Command”, tuvieron una importante influencia tanto en la arquitectura como en el Arte Contemporáneo de los años cincuenta. [/note], 1960

Los Cambios

¿Por qué decidí comenzar esta nueva etapa hablando de espacios?

Creo firmemente que hoy no podemos hablar tan sólo de experimentación sonora sin hablar del espacio. ¿Alguna vez se pudo? pensemos en John Cage y sus estudios del silencio, su experiencia en la cámara anecoica.

Las formas de comunicación que cotidianamente experimentamos encuentran su sentido en sacarnos de un espacio para sumergirnos en otro espacio.

Un nuevo espacio

Un nuevo espacio virtual que se alimenta constantemente del espacio físico que habitamos reinterpretándolo, otorgándole nuevas características.

Hasta que se inventó la escritura, el hombre vivió en el espacio acústico; sin límites, sin dirección, sin horizonte, en las tinieblas de la mente, en el mundo de la emoción, con la intuición primordial, con el terror. El lenguaje es un mapa social de este pantano.

La pluma de ganso acabó con la conversación, disipó el misterio, dio arquitectura y ciudades; trajo caminos y ejércitos, la burocracia.
Fue la metáfora básica con que empezó el  ciclo de la civilización, el pasaje de la oscuridad a la luz en la mente. La mano que llenaba la página de pergamino edificaba una ciudad.
Marshall McLuhan[note]Marshall McLuhan (1911-1980) fue un filósofo y comunicador canadiense conocido por su análisis acerca de los medios de comunicación. Visionario de los nuevos medios de comunicación, analizó de forma innovadora en su libro “El medios es el mensaje” el uso de los medios, adoptó el término “aldea global” y predijo Internet y su función social 30 años antes de que se inventara. [/note], 1967

Cuando cambia el ambiente cambia la forma de comunicarnos. Cuando cambia la forma de comunicarnos cambia el ambiente.

Buenos días, ¿me dá una realidad virtual para llevar?

Año 2017, ni usted ni yo tenemos en la mano un casco de realidad virtual aunque las tiendas departamentales ya comienzan a exhibirlos.
Es probable que haya escuchado hablar de esta tecnología, incluso que los haya probado y que conozca a alguien que conoce a alguien que tiene un casco de realidad virtual en su casa.
Incluso si llega a tener un casco de realidad virtual seguramente tiene uno, a lo sumo dos, pero ni pensar en tres. En este caso lo más probable es que le interese experimentar los desarrollos tecnológicos dados por la industria de la pornografía -una de las industrias que se encuentra a la vanguardia en el desarrollo de contenido para realidad virtual superando con creces la industria del videojuego-.

En 2017 no tenemos cascos virtuales en nuestras manos pero podríamos.

Aunque todavía tengo la sensación de que comprarme un casco virtual es algo así como comprarme el lado derecho de unos auriculares.
Sumergirme en un mundo virtual en solitario no es algo que llame mi atención por mucho tiempo, y creo que esa es una sensación compartida por muchos.

Sin embargo que no tengamos cascos no quiere decir que no estemos sumergidos ya en la realidad virtual.

Viejas concepciones del espacio

¿Cómo comenzar a entender las nuevas posibilidades sonoras que se presentan con la realidad virtual sin antes tratar de entender cómo se está transformando nuestra percepción y relación con el espacio?

El hombre toma conocimiento del vacío que le circunda y le da una forma física y una expresión.
El efecto de esta transformación que eleva el espacio al reino de la emociones, se denomina concepción espacial.
Esta concepción espacial refleja las relaciones del hombre con su medio ambiente.
Sigfried Giedion, 1960

Es posible que nos encontremos transitando un período de cambio drástico; en donde la historia de la humanidad cambia por completo de estado. Cambian las estructuras sociales, nos sentimos confusos, cambian los límites, cambian los fenómenos naturales.

Nuevas formas de comunicación se han establecido hace tiempo; y esto provoca transformaciones en la percepción del tiempo y del espacio. Este tipo de transformación perceptiva del tiempo y del espacio no ocurre muy a menudo en la historia de la humanidad. Son momentos que marcan y definen futuras concepciones que durarán años.

Este tipo de transformaciones perceptuales a dado paso a nuevas tecnologías, nuevas creencias y nuevas formas de organización social: la campana, la biblia, el reloj, la democracia son producto de dichas transformaciones.

Miradas espaciales

Cuando en Egipto y Sumeria se desarrolló la arquitectura , la concepción del espacio cambió por completo. Esta nueva mirada espacial se prolongó hasta la construcción del Panteón en Roma; a partir de allí hasta en el siglo XIX otra concepción espacial se implantó y recién en el siglo XX una tercera concepción surgió. Esta tercer mirada espacial es la que estamos transitando y de la cual comenzamos a saborear sus frutos.

Nuevas concepciones del espacio

Ahora en pleno siglo XXI nuestra percepción espacial se mueve entre el campo de lo físico y  lo virtual. Un mundo que existe, se transforma y desaparece a cada instante.

Si por concepción espacial entendemos el poder de cualquier período histórico para transformar un simple acto de percepción en una experiencia emotiva, entonces podemos decir que no existe ningún arte que no se base en una relación con el espacio.
La concepción espacial de un período es la proyección de su actitud respecto del mundo.
Sigfried Giedion, 1960

Abrir todos los sentidos

La única forma para comprender la evolución del sonido y del audio en estos nuevos espacios virtuales es abriendo y analizando individualmente todos nuestros sentidos y cómo se relacionan con el espacio cotidiano que habitamos.

Entender que ya nos encontramos sumergidos en un mundo virtual del que nos es imposible escapar; es comenzar a entender el espacio en el que nos movemos y cómo éste nos afecta de forma emocional y física.

Aquí está la realidad virtual, nosotros formamos parte de ella.

 

 


 En 2006 el la página web dedicada a la industria de la moda realizó una serie de videos con ropa de distintas marcas de la colección otoño/invierno de ese año 2006. Lo interesante de estos videos es que están realizados en una cámara anecoica donde se hizo énfasis en grabar los sonidos de cada una de las prendas. El proyecto se llamó “The Sound Of Clothes: Anechoic”

 

 

 

James-Turrell

James Turrell es un artista estadounidense que trabaja principalmente con la luz y el espacio.
James Turrell transforma el espacio y la percepción del mismo mediante juegos inusuales de luces; sumergiendo al espectador en un espacio completamente distinto.

 

 

 

“The Art of Scent” fue una exposición que se realizó en el museo MAD de Nueva york en 2012. La exposición se centró en doce obras de fragancias realizadas entre 1889 y 2012.
Las fragancia fueron seleccionadas por el conservador Chandler Burr, conocido como el emperador de los perfumes, para revelar la evolución de la estética en el medio e  ilustrar innovaciones importantes en el diseño del olor.

 

 

En 2015 el museo Tate Britain realizó la exposición titulada “Tate Sensorium” con el objetivo de que los espectadores tuviesen diversas experiencias inmersivas desde el arte y los sentidos.

 

 

 

 

Deja un comentario