logo

Freelance y el sonido

Hoy en día existen varias instituciones universitarias que cuentan con carreras relacionadas con el diseño de sonido y la ingeniería de audio; sin embargo la mayoría de las curriculas se centran en la parte técnica y práctica de la carrera y pocas veces abordan el tema del diseño de sonido como un negocio del que se pueda sacar rédito económico.

Los conocimiento financieros del negocio del diseño de sonido son sumamente importantes para poder realmente llevar a cabo una carrera profesional.

En este artículo me gustaría abordar algunos aspectos relacionados con la parte financiera y organizativa.

Existen tres principales formas de trabajo y/o contratación.

Trabajador Independiente/Freelance

Se podría decir que la mayoría de los diseñadores de sonido se manejan de esta manera. Ser freelance significa que uno debe buscar sus propios clientes y que está a cargo tanto de la parte financiera como de la parte organizativa del trabajo. En estos casos es necesario contar con equipo propio y con un espacio adecuado de trabajo.
Esta forma de contratación hace que los proyectos sean pagados mediante acuerdos establecido por las dos partes involucradas, suele ocurrir que se pide un adelanto y que se termina de pagar una vez realizado el trabajo.

Se debe tener en cuenta que en este caso la administración del dinero es sumamente importante ya que correrá por cuenta propia los gastos que ocasione la realización del trabajo (contratación de terceras partes y/o equipo que requiera el trabajo) por lo que es de suma importancia realizar un presupuesto lo más detallado posible tomando en consideración todos los requerimientos necesarios.

Como freelance se deberá tener suma consideración de los impuestos que se deberán pagar; asegurarse de llevar una contabilidad que permita pagar los impuestos en tiempo y forma asegurará estabilidad laboral y simplificará la relación con los clientes o potenciales clientes.

Dependiendo la forma de contratación se deberá estar al tanto de los requerimientos de contratación que varían según el país o la empresa. Por lo que es necesario conocer de antemano los distintos formularios impositivos para cada uno de los casos.

También es importante contar con distintas formas de pago, transferencia bancaria, depósito, sistemas de pago vía Internet, envíos de dinero y tener en claro que costo tiene cada servicio tanto para quien recibe el dinero como para quien deposita o realiza la transacción. En estos casos dependiendo del monto variará el porcentaje del costo del servicio.

A su vez, como profesional independiente, deberá desarrollar una forma de facturación que sea de utilidad tanto para el pago de los impuestos como para el cliente, por lo que se debe consultar a un contador para asegurarse que se están teniendo en cuenta los impuestos correspondientes y la forma de facturación sea la adecuada.

Además es importante llevar una organización de los distintos trabajos, casi siempre ocurre que surgen varios trabajos al mismo tiempo y cumplir con los tiempos de entrega es algo sumamente importante; por lo que la propia organización será clave para poder llevar a cabo cada uno de los proyectos y salir exitoso.

Contratista independiente para un estudio

En este caso aunque se sigue siendo independiente y se carga con toda la responsabilidad fiscal de un freelance, el punto a favor es que no es uno quien va en busca de los clientes. En estos casos el estudio requiere de sus servicios que a su vez tercerizan con el proyecto que está realizando el estudio, o bien el estudio lo contrata de forma de independiente para su propio proyecto.

Este tipo de relación suele darse una vez que uno ya trabajó para dicha empresa y la empresa es un cliente satisfecho que toma en consideración su trabajo para los proyectos del estudio. En este caso el manejo de la comunicación es imprescindible, ya que de una comunicación fluída dependerá la contratación para nuevos trabajos.

En este tipo de casos la forma de pago suele darse escalonadamente, o por diseño de sonido realizado o se facturan horas laborables. Se suele presentar un presupuesto que a medida que avanza el proyecto suele ir mutando según el desarrollo del mismo y las necesidades.

En estos casos el presupuesto debe contener tanto horas laborables como requerimientos técnicos específicos. Ya que es probable que muchas de esas horas laborables no sean de edición o grabación (es decir, en estudio) sino que se utilicen para reuniones de producción. Para esto hay que tener en cuenta traslados y viáticos (aquí puede colocarse en el presupuesto a presentar o tenerlos en consideración para el presupuesto interno).

En mi experiencia es importante realizar dos presupuestos, uno que se presenta a la empresa y otro interno con el desglose de los gastos para controlar los gastos de forma detallada.

Si se trabaja para una misma empresa; después de trabajar en otros proyectos sabremos cómo son las formas de organización de los proyectos (cuántas reuniones de producción se requieren, cuántos cambios suelen hacerse – siempre hay cambios esto hay que tomarlo en consideración-, cómo cambian los tiempos de entrega, se conocerá al equipo y sus formas de trabajo) todo esto tendrá un costo que deberá ser toma en cuenta a la hora de realizar el presupuesto.

Aunque este tipo de forma de contratación se encuentra basado en el conocimiento de las partes y en la confianza; es sumamente necesario realizar un contrato o requerir un adelanto que contemple la mitad de los honorarios + el total del costo de producción. Hay que tener en cuenta que muchos proyectos independientes quedan truncos (principalmente en sus formas de financiación) y si uno no cubre por lo menos los costos de la producción es probable que pierda dinero.

Dejar en claro las fechas de entrega, la cantidad de cambios posibles que se encuentran dentro del presupuesto y las formas de pago por escrito es sumamente importante.

Personal contratado

Este puesto es cada vez más raro de encontrar pero no imposible. Las grandes empresas -principalmente de videojuegos- requieren personal estable por una cuestión de financiera y de secrecía de sus nuevos lanzamientos. Con un personal estable se aseguran que no haya filtraciones en el mercado ya que los contratos suelen estipular este tipo de cosas.

En estos casos un profesional de audio puede cobrar un sueldo mensual o cobrar por proyecto u hora laborable. La empresa es la encargada de la parte contable de los pagos y los procedimientos de facturación. La empresa retiene los impuestos en cada pago y le otorga una rendición de cuenta del pago de los impuestos a fin de año.

Aunque este tipo de trabajos suele ser el más estable, suele ocurrir (y pocas veces se habla de esto) que como profesional uno no pueda trabajar de forma paralela en proyectos independientes ya sea porque el contrato dispone que se trabaje únicamente para productos de la empresa o porque los tiempos no dejen espacio para realizar trabajos de forma independiente.

Por otra parte la mayoría de las empresas requieren que sus trabajadores se muden y se encuentren cerca del lugar de desarrollo de la producción/proyecto, lugar que puede varias dependiendo del avance del mismo o de los nuevos proyectos. Como personal contratado usted deberá estar a disposición de la empresa.

Las contrataciones de este estilo cuentan con beneficios y prestaciones que las demás formas de trabajo no. A su vez en estos casos el estudio y/o lugar de trabajo junto con todo el equipo necesario es aportado por la empresa.

 

Esta primera mirada nos introduce al mundo laboral del diseño de sonido y audio. ¿Te interesan estos temas? ¿Qué te gustaría saber acerca de la parte financiera de tus proyectos? ¿Cómo manejas la parte financiera?

Dejanos tu comentario!

Deja un comentario