logo

Sonido y espacio entre el círculo y el cuadrado

“One was to experiment in the here and now: thus life was a perceptual experience”
Dan Graham, 1999[note]Dan Graham (1942) es un artista, escritor y comisario de exposiciones estadounidense. entre sus obras se encuentran una serie de pabellones que representan un híbrido entre un espacio cuasi-funcional y una instalación.[/note]

¿Cómo dibujarías el espacio en el que te encuentras?
(toma lápiz y papel y dibújalo, ya comprenderás de qué se trata el ejercicio)

Querramos o no estamos limitados por la forma en la que percibimos el espacio que habitamos. A su vez ese espacio limita y amplía las posibilidades de relacionarnos con el mundo que nos rodea.

Casi siempre que experimentamos un espacio lo percibimos a través de las dimensiones que posee. El espacio es tomado como un modelo organizativo, un estructura en la cual se organizan y se relacionan los objetos y/o personas. Desde esta perspectiva el espacio puede presentarse ocupado o vacío.

Lo que “hace” en lugar de lo que “es”

En el texto titulado: Perception in Architecture[note]Perren C. y  Mlecek M., 2015, Perception in architecture, Cambridge Scholars Publishing [/note], las autoras Claudia Perren y Miriam Mlecek analizan la percepción del espacio desde un forma totalmente diferente.

Los hermanos Grimm, en su diccionario de 1838, ofrecen la intrigante definición del término Doppelgänger como alguien que ‘puede mostrarse al mismo tiempo en dos lugares’. Esta definición es interesante ya que desafía la noción popular de Doppelgänger como ‘alguien que se parece exactamente a otra persona’, es decir, un gemelo o doble. En lugar de centrarse en los aspectos fisionómicos del Doppelgänger, la entrada del diccionario de Jacob y Wilhelm Grimm propone una definición topológica que habla de una persona que está presente y se ve en dos maneras diferentes simultáneamente. (Claudia Perren y Miriam Mlecek, 2015)

La propia percepción del espacio

Si continuamos con el término Doppelgänger para analizar cómo nos relacionamos con el espacio; encontraremos que nosotros somos ese “alguien que puede mostrarse al mismo tiempo en dos lugares”.

Pensemos en un viaje en metro/subte. Nos encontramos esperando a que el vagón se detenga. En ese momento podríamos decir que nos encontramos “dentro del espacio” de la estación; mientras que alguien que se encuentra “dentro del vagón” podrá pensar que nos encontramos “fuera del espacio” del vagón.

Lo que determina un espacio es nuestra percepción.

Mira el dibujo que realizaste del espacio en el que te encuentras:
¿Has dibujado ese espacio de forma redonda/circular o lo has dibujado de forma cuadrada/rectangular? ¿Por qué crees que percibes el espacio de esa manera? ¿Qué información es la más relevante para tu análisis? ¿La luz? ¿El sonido? ¿Las dimensiones físicas del espacio?

En un sentido estrictamente geométrico ¿Podrías afirmar que ese espacio es realmente redondo/circular o cuadrado/rectangular?

Algunos de los lectores de este artículo seguramente realizaron el dibujo de un espacio circular mientras que otros optaron por geometrías cuadradas o rectangulares para describir el espacio en el que se encuentran. Algunas pocas personas dibujarán un espacio triangular o romboidal.

 

Las influencias que no conocemos

Existe una predisposición a percibir el espacio de determinada forma que viene dada por nuestra cultura.
La música, el teatro y los discursos públicos han influido y han sido influidos por la acústica y la arquitectura de los espacios en donde han tenido lugar sus presentaciones.

Wallace Clement Sabine (1868-1891) pionero de la ingeniería acústica arquitectónica, consideró que la diferencia en las formas de evolución del ritmo en las músicas y las danzas entre las primeras civilizaciones africanas y europeas se debió a las diferencias entre los espacios que habitaban.

En África la vida transcurría al aire libre, donde los lugares de reunión eran concéntricos -por ejemplo en torno al fuego, a un orador o cantante- así fue como el desarrollo de la escucha, de los cantos y los discursos fue semicircular. Un grupo de voces se colocaba en círculo y la audiencia se colocaba en semicírculo frente a los cantantes. De este modo la forma de escucha semicircular se desarrolló naturalmente; ya que las personas elegían los lugares donde se escuchaba mejor.

En Europa debido a las condiciones climáticas, las tribus prehistóricas buscaron refugio en las cuevas y más tarde, los europeos, construyeron templos e iglesias cada vez más grandes donde el sonido cobraba otra dimensión y donde el oyente sólo debía entrar en un espacio cerrado. Así es como surge el canto gregoriano: de las características arquitectónicas y acústicas de las catedrales góticas.

Al final ¿es un círculo o un cuadrado?

Retomemos el concepto de “Doppelgänger” como alguien o algo que puede mostrarse en dos lugares al mismo tiempo.
Si pensamos en el espacio en el que nos encontramos como un espacio acústico (no sólo como un espacio físico arquitectónico) notaremos que nos es muy difícil dimensionarlo ya que por una parte los sonidos que percibimos no se contienen en un sólo espacio. Por otra parte nosotros percibimos dichos sonidos con el bagaje de la escucha semicircular que nos confiere nuestra cultura: pensemos en los anfiteatros, los teatros, los estadios, etc. A esto se suma el desarrollo arquitectónico de los espacios.

Regresemos a nuestro dibujo. En un principio podríamos haber dibujado un cuadrado en el que dentro hay un círculo, en el que dentro hay un cuadrado, en el que dentro hay un círculo y así sucesivamente.

La vida es una experiencia perceptiva.

 


Berenice Abbott fotografiada por Hank ONeal, 1979

Berenice Abbott fotografiada por Hank ONeal, 1979

Todas las fotos utilizadas en este post son de la fotógrafa estadounidense Berenice Abbott (1898-1991) conocida por ser la asistente de los fotógrafos Man Ray y de Eugène Atget.

Sus fotografías de Nueva York en los años 30 son ampliamente conocidas, sin embargo es sus fotografías artísticas acerca de fenómenos físicos y químicos -interés que tuvo a partir de 1939- son los que más han llamado mi atención.

Al momento en que estas fotos fueron tomadas las películas no eran muy sensibles y los flashes de las cámaras de fotos tampoco eran los mejores para este tipo de fotografías se requiere un amplio dominio de la técnica, de la luz y los contrastes.

Su trabajo de fotografía científica culminó en 1958 cuando logró fotografiar experimentos científicos en el MIT, muchas de sus fotos fueron utilizadas para ilustrar varios libros de física. La primera y la segunda foto de la galería que se muestra arriba, quizás son las más conocidas entre los que merodeamos el mundo del audio.

Pocas veces se la nombra y mucho menos se le da imagen a quien estuvo detrás de la cámara.

 


 

Deja un comentario